ARBUSTA INSPIRA: PAULA CARDENAU EN EXPERIENCIA ENDEAVOR 2020

Por Comunicaciones Arbusta

Arbusta - Paula Cardenau en Experiencia Endeavor Virtual 2020

Paula Cardenau, cofundadora y directora en Arbusta, participó de la cuarta edición de Experiencia Endeavor, para inspirar, junto a otros destacados líderes globales, a emprendedores de toda Latinoamérica. Julia Bearzi, Directora Ejecutiva de Endeavor Argentina, entrevistó a Paula para preguntarle cómo Arbusta logró cambiar las reglas del juego para construir un emprendimiento que aporta soluciones de negocio y con impacto social. 

¿Qué soluciona Arbusta en el mercado?

Arbusta es una empresa de la industria del conocimiento que acompaña a otras empresas y organizaciones en sus procesos de transformación digital. Tenemos cuatro áreas de servicios: trabajamos con el ordenamiento y mejoramiento de los datos como insumos clave para nuestros clientes y trabajamos en interacciones digitales, para ayudar a las empresas a moderar sus diversos medios de interacción 24/7. Por otro lado, trabajamos con la inteligencia artificial, aportamos la parte humana y alimentamos algoritmos para mejorar, por ejemplo, a un chatbot. Y también trabajamos en  QA y testeo de software de páginas web y aplicaciones. Esas son las soluciones que generamos a la industria digital. 

Nuestro activo más importante para hacerlo es nuestro equipo: somos 300 colaboradores y estamos en Montevideo, Medellín, Buenos Aires y Rosario. Somos un 58% mujeres en un contexto – la industria de la tecnología- que hace difícil la inserción de las mujeres; y además, el 79% de las mujeres estamos en roles gerenciales. El 90% de ese talento es centennial, nos enfocamos en reclutar jóvenes que no tenían experiencia de trabajo previa ni formación técnica, y viven en una situación socioeconómica frágil. Nuestra hipótesis fundante fue que había un montón de jóvenes esperando la oportunidad de un trabajo, pero no lo conseguían. Sabíamos también que la industria digital que estaba en expansión tenía escasez de talento. A partir de ese diagnóstico, pensamos que Arbusta podía brindar servicios digitales de alta calidad, al tiempo que revolucionamos el talento digital, abriendo oportunidades a jóvenes que el mercado no mira. 

¿Esa hipótesis la pudieron validar? ¿Este universo de jóvenes también pueden desarrollarse y brindar servicios de base tecnológica a las principales compañías de la región? ¿Chicos de condición socioeconómica baja, que no han terminado la universidad?

Sí, definitivamente. El talento esta en todos lados, es universal. Nos nutrimos de un universo de jóvenes nativos digitales, que aprenden a trabajar, trabajando. Vemos un potencial gigante en ellos, son personas que tienen muchísima ganas de tomar la oportunidad, vienen con habilidades que son interesantísimas, para trabajar en equipo, interactuar con otros, tomar decisiones  y generar innovaciones de una manera que yo, a esa edad, no lo hubiera hecho.

Arbusta - Medellín

¿Cómo impacta Arbusta en esa persona que ingresa en la empresa a trabajar y cómo se amplifica ese impacto en sus familias?

La transformación que vivimos en Arbusta es de todos, yo te diría que soy la primera transformada. No es que unos desarrollan el talento de otros, ni que unos salvan a otros, sino que todos los que integramos Arbusta nos desarrollamos. Yo creo profundamente que el trabajo es uno de los ámbitos donde uno despliega todo su potencial, pensemos todos en nuestro primer trabajo y el crecimiento que tuvimos allí… Ese es el principal proceso de transformación que genera Arbusta: es el primer trabajo para alguien que no se imaginaba que podía trabajar en tecnología, la primera vez que le dicen “vos sos bueno en esto, vos podés”. Y ahí empieza la transformación, los que no habían terminado el secundario, lo terminan, empiezan a anotarse en la Universidad Tecnológica Nacional. Ese proceso es interesantísimo y muy poderoso. Uno va ampliando sus deseos a medida que va conociendo, no  se puede desear lo que no se conoce. Creo que todos en este proceso vamos ampliando nuestra capacidad de desear.

¿Por qué crees que Arbusta es diferente de tus experiencias anteriores como emprendedora?

Desde muy joven tuve el privilegio de entender que si uno quiere generar transformación, no sirve la ayuda ni la caridad ni nada, porque uno se para en un lugar de salvar al otro y eso finalmente no da resultados. Con muchísima humildad lo que todos tenemos que intentar hacer es mirar al otro y construir juntos. Este para mi fue un tema fundacional en mi vocación. Esa búsqueda la hice desde el Estado, desde Ashoka, desde muchos otros emprendimientos donde estuve. Lo que me dio Arbusta es el nivel de escala posible. Toda la transformación que se genera en todas las personas que trabajamos hoy en Arbusta, las que ya trabajaron y ahora están en otras empresas de tecnología, que no lo hubieran hecho si no pasaban por Arbusta, tiene una escala enorme por su impacto. Por eso, todo lo que podamos crecer como negocio genera a su vez un nivel de transformación importantísimo. 

Y a nivel personal, Arbusta me ayuda cada día a profundizar más en la integración, la inteligencia emocional, que son aspectos que trabajamos en nuestro día a día. Yo estaba muy acostumbrada a liderar sola, y en Arbusta logré un nivel de sociedad con Fede (Federico Seineldin) y Emi (Emiliano Fazio), y un equipo impresionante, que me expande infinitamente. 

El talento esta en todos lados, es universal. Nos nutrimos de un universo de jóvenes nativos digitales, que aprenden a trabajar, trabajando.

¿Cómo es ese talento en Arbusta?

Nuestro proceso de desarrollo de talento le puede servir a muchos otros emprendedores. Nos hicimos muy buenos en identificar potencial en el proceso de reclutamiento. Pasado el proceso de selección, la persona entra a trabajar como trainee, aprende del equipo y a los 2 meses ya está dedicado a tareas cada vez más complejas. Al año algunas personas ya pueden empezar a liderar equipos, trabajamos con un modelo de competencias, se empiezan a sofisiticar los planes de carrera de cada uno. Arbusta es un entorno de aprendizaje en sí mismo. Además, es interesantísimo cómo una vez que les pica el bichito de la tecnología empiezan a hacer cursos afuera de la empresa, se empiezan a desarrollar como embajadores de comunicación, de inteligencia emocional, de innovación. La fuerza centennial nos pone la vara cada vez más alta a todos. 

¿Cómo medís el éxito?

Yo el éxito lo mido en base a la libertad y posibilidad de elegir. Mucho más allá de lo que conté del talento, lo que provoca Arbusta es un punto de inflexión en la perspectiva de futuro de muchas personas.

¿Arbusta demuestra que se puede hacer un emprendimiento social y ser rentable?

Sí, definitivamente. Se puede integrar y hacer las cosas codo a codo. Se puede emprender y a la vez cambiar las reglas de juego y generar sistemas más equitativos.

Te invitamos a mirar la entrevista completa aquí: 



¿Qué te pareció la charla de Paula Cardenau? Te dejamos la cuarta edición completa de Experiencia Endeavor Virtual aquí para que te inspires escuchando a Manu Ginóbili (basquetbolista), Mariano Sigman (neurocientífico) y el workshop que nos preparó IBM.

MÁS INFORMACIÓN

¿Sabes qué es Arbusta? <

¿Conoces nuestra magia? <