El paradigma innovador de Arbusta en Colombia

El modelo de desarrollo de talento de Arbusta dijo presente en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO). La Potencia del Talento No Mirado, el libro escrito por Carlos March y Andrea Vulcano sobre la experiencia transformadora de la organización, fue presentado en este evento. Con la participación de los escritores y Karen Reales, Business Unit Manager de Customer Experience en Arbusta, junto a Juan Pablo Villa, Service Owner de QA & Software Testing, quien compartió su historia arbuster. Durante la presentación desde distintos lugares de la región, nos conectamos con un eje compartido: el cambio de paradigma para el despliegue del talento, a partir del caso de éxito de Arbusta.

La Potencia del Talento No Mirado (Ediciones de la U, 2021) cuenta nuestra experiencia, la de una empresa de tecnología que rompe el paradigma de escasez de talento en la industria IT al emplear a jóvenes sin experiencia ni formación previa, y acompañarlos en el desarrollo de su potencial. Una mirada innovadora, que mira donde antes no se lo había hecho: el talento de jóvenes centennials, nativos digitales, que vienen de contextos frágiles, con el lema de “aprender a trabajar, trabajando” y así poder brindar servicios de tecnología para grandes clientes. En Colombia, con sede en Medellín, hace ya 6 años viene desarrollando los talentos de jóvenes paisas.

Carlos March es periodista, director de Inteligencia Colaborativa de la Fundación Avina e integrante de 15 consejos directivos y asesores de organizaciones sociales; Andrea Vulcano es también periodista, licenciada en Ciencias de la Comunicación y docente, editora en la agencia de noticias argentina Télam e integrante del equipo de la revista Tercer Sector. Juntos, emprendieron la tarea de dejar registro del proceso de Arbusta. Así lo explicaba Carlos en la presentación: “El libro es un instrumento para contar la maravillosa historia de esta iniciativa”. “En la primera conversación con los fundadores no conversamos sobre Arbusta, conversamos sobre el talento ninguneado en los sectores más frágiles de la sociedad. Lo que estructura el texto es el talento”. Enfático, March señaló: “El libro es una excusa para plasmar un modelo de desarrollo de talento, un cambio de paradigma”. Andrea Vulcano, coautora, dijo: “El libro les da voz a los y las protagonistas. Permitir y visibilizar esa voz muestra que es posible un modelo disruptivo de empresa”.

Carlos retomó y compartió que Arbusta logró sorprenderlo porque no encajaba en otras experiencias, y eso es un orgullo. Luego, enfatizó la hipótesis central del libro: “El talento es un recurso distribuido pero lo que no están distribuidas son las herramientas y las plataformas para visibilizar ese talento. Están muy concentradas en determinados segmentos sociales. Arbusta pone a disposición esas herramientas para que ese talento oculto pueda ser visibilizado y potenciado, lo cual produce un gran impacto, en especial en América Latina, una región de inequidades sociales”. March subrayó que “la verdadera capacitación es el trabajo” y que uno de los grandes insight que tiene Arbusta es el error como herramienta de gestión, el derecho a equivocarse. “Hay pocas estructuras empresariales que lo propongan como insumo de trabajo, eso denota la innovación y madurez emocional de la empresa”.

Andrea Vulcano retomó la mirada de la posibilidad y reflexionó: “Arbusta nos enseña desde un lugar doble: desde el punto de vista de los fundadores/as que se animaron a romper los estereotipos y a proponer un modelo nuevo, valiente, y desde el punto de vista de los y las arbusters que, cuando se les ha abierto la posibilidad, su desarrollo se despliega y los resultados son enormes. A la par, en el mundo de la tecnología Arbusta viene rompiendo la brecha de género al incorporar mayoritariamente mujeres”. El porcentaje, en promedio de todos los países en los que hay operaciones, es  del 60% de mujeres. 

Mientras Carlos y Andrea compartían la experiencia y los impactos del libro, Karen iba acercando las preguntas del público y sumando también su propia narrativa e historia. En este sentido, Karen destacó “la evolución que ha tenido Arbusta desde la gestación del libro a hoy”, es decir, desde que la empresa estaba en crecimiento y expansión, hasta este momento de consolidación

“Hemos crecido a pasos agigantados y uno de los mayores desafíos está puesto en seguir con este modelo de desarrollo de talento a la vez que cuidamos y garantizamos la calidad de nuestros servicios de tecnología, siguiendo con la integración y la diversidad en los equipos, Karen Reales, Business Unit Manager de Customer Experience. 

Para mostrar el quid del libro, el despliegue del talento, en primera persona, Juan Pablo Villa sumó su testimonio. Él entró en 2016 siendo tester junior y ahora es líder de un equipo, Service Owner en QA & Software Testing, ha desarrollado a través de cinco años toda su carrera dentro de Arbusta. En  sus palabras: “Antes de entrar era un joven que no tenía claro ni mi proyecto de vida ni qué posibilidades había para mí. Llegar a Arbusta con sus posibilidades tan amplias y compartir culturas, con muchas personas que están en la misma situación que yo, o con desafíos aún más grandes, lo cambió todo. Que exista una empresa que brinda la posibilidad de entrar al mercado de la tecnología sin tener un título o experiencia previa. Así pude comenzar en testing, sin saber nada. Pero no fue traumático, fue muy amigable, personas muy talentosas y este ambiente de aprendizaje me ayudó a que mi trayectoria se fuera escalonando. 

Pasé por más de siete proyectos. Entré a Digital Interaction y proyecté mi crecimiento, para crecer no sólo como operador sino como líder, lo cual ahora me permite ayudar a personas que están paradas donde yo estuve en su momento, y ayudarlas a develar su potencial”, Juan Pablo Villa, Service Owner de QA & Software Testing. 

Karen, Carlos y Andrea escucharon atentos y entusiastas las palabras de Pablo, que coronaban lo que venían reflexionado. Karen redondeó: “Generar condiciones para que el talento se desarrolle”. Carlos sumó: “La valentía de los fundadores de salir de zona de confort y la valentía de los y las jóvenes de abrirse a las puertas de lo posible. Arbusta es más que un modelo organizacional, es un paradigma de una organización que quiere construir sustentabilidad y mirar el talento no mirado, por eso el desafío de Arbusta más que un objetivo cumplido es un desafío permanente”. Andrea concluyó: “El empresariado tiene que ser más valiente, hay otras formas de construir un modelo empresario, para mirar de otra manera al mercado y la sociedad”. Las sonrisas mostraban la alegría compartida por continuar esta apuesta innovadora: el libro es el relato de este camino que sigue haciéndose. La presentación termina; la innovación, no.

MÁS ACERCA DE ARBUSTA

> Conoce Arbusta<

> Nuestra magia <