Marcelo Bertolami, “Las empresas son una red de conversaciones. Las personas son todo”

Como Director General para el territorio de las Américas de Intel, Marcelo Bertolami compartió con los equipos de Arbusta su experiencia y aportó claves para el desarrollo profesional: la importancia de planificar nuestra carrera, cómo apalancarse en nuestros talentos y el coraje para “tirarse a la pileta”.

Arbusta - Marcelo Bertolami

En un nuevo encuentro de Conversaciones que nos inspiran en Arbusta, Marcelo Bertolami compartió consejos y experiencias de su destacada trayectoria en la industria tecnológica. Desde Orlando, Florida, y en una charla amena guiada por Juan Umaran, CBO de Arbusta, Marcelo repasó las claves que le permitieron aprovechar oportunidades y superar los principales desafíos profesionales de sus casi 30 años de carrera. Hoy es el Director General para el territorio de las Américas de Intel, el mayor fabricante de circuitos integrados del mundo y una compañía clave para entender el desarrollo global de la informática. A lo largo de la charla, describió el esquema Top Model © 2011 Novations Group, Inc. para integrar talentos y pasiones con las necesidades de una organización y puso énfasis en la “dignidad, la determinación y el esfuerzo” como los elementos fundamentales para crecer profesionalmente.

Desde que dejó su pueblo natal de Coronel Suárez para estudiar Ingeniería Electrónica en la UBA, Marcelo vivió en otras cinco ciudades y trece casas diferentes. Se define como un “viajante de las Américas”, el territorio en el que hoy conduce la operación de Intel, y subraya que esa vida de cambios y nuevos desafíos no podría haberla recorrido sin el apoyo de su familia. “Un proyecto no puede ser solo personal, tiene que ser de toda la familia”, afirmó ante el atento auditorio digital de Arbusta.

Su primer trabajo fue en Telecom, donde se desempeñó por 14 años. Allí tuvo su primera experiencia internacional, en Paraguay, la culminación de un proceso de “desespecialización”, en el que pasó de la ingeniería aplicada al “lado oscuro de la fuerza: marketing y ventas”. Ese pasaje, sin embargo, no es extraordinario: “Pasamos mucho tiempo especializándonos y en algún momento de tu carrera necesitás desespecializarte”, explicó Marcelo. La experiencia paraguaya no fue satisfactoria y ahí fue que Marcelo decidió “tirarse a la pileta”. Ingresó como gerente de marketing para Cono Sur en Intel, donde se volvió a aprender todo desde el cero: “Yo venía de trabajar con italianos y franceses y pasé a una empresa americana, donde todo era en inglés. No conocía los productos y el cambio cultural fue muy duro. Entrar a Intel es como tomar agua de la manguera de los bomberos. La experiencia es muy abrumadora y en ese momento casi que no había una red de contención”, relató.

Por eso, cada vez que habla con ingresantes a la empresa, les dice lo mismo: “Sáquense el estrés de encima. Tienen que superar el primer susto, cuando uno dice ¿dónde me metí? ¿qué estoy haciendo? Eso va a pasarles, pero tienen que agarrarse fuerte, confiar en ustedes mismos. Todos pasamos por eso”. 

Pese a este estrés inevitable, Marcelo subrayó algo que “nunca le enseñaron” y que considera fundamental para quien quiera crecer profesionalmente: planificar una carrera. “Estoy seguro de que la mayoría planifica más sus vacaciones que la carrera: uno tiene que saber qué oportunidades sí y qué oportunidades no”.

¿Pero cómo se planifica una carrera? “Todo empieza por nosotros, por conocer nuestras pasiones y nuestros intereses, ese amor por lo que hacemos, lo que está alineado con nuestra vida. Segundo vienen las fortalezas. Los occidentales siempre miran la debilidad: esa fórmula de que si sos bueno con la zurda, tenés que practicar con la derecha. Es al revés”, dijo Marcelo. 

Entonces, el desarrollo de carrera implica un proceso retroalimentado de 1) conocerse a uno mismo, 2) explorar posibilidades, 3) tener un plan, 4) crecer y desarrollarse. En este último punto, el esfuerzo, el entrenamiento y la sistematicidad traerán los resultados que queremos. Marcelo lo explicó con un ejemplo deportivo: “Un taxista pasa más horas arriba de un auto que un piloto de Fórmula 1, pero no está practicando. No pasa por las horas, pasa por la intención. Uno tiene que saber qué habilidades, duras y blandas, quiere mejorar”. En algunos casos, afirmó Marcelo, las habilidades blandas son tan importantes como las duras: “Las empresas son redes conversacionales, y saber conversar es fundamental”.

“Se trata de apalancarse sobre nuestros talentos y nuestras pasiones para alinearlos con las necesidades de la organización”. Marcelo Bertolami (Intel).

Este desarrollo de carrera supone además la integración de tres requisitos que conforman el “Top Model”, para descifrar qué es lo que nos hace únicos. “Se trata de apalancarse sobre nuestros talentos y nuestras pasiones para alinearlos con las necesidades de la organización”. Si alguno de estos tres elementos se debilita, el esquema no funciona, pero “cuando ustedes saben qué es lo que los hace diferentes en esa alineación entre talentos y pasiones, ahí pueden verdaderamente agregar valor a la organización”.

Para cerrar, Marcelo resumió la charla en cinco consejos centrales:

  • El desarrollo de carrera comienza por conocernos bien, apalancarnos en nuestras fortalezas y pasiones: “Para ser excelente en algo, tenés que ser excelente en lo que sos muy bueno hoy”. 
  • Dediquen tiempo a planificar su carrera: “Si no sabemos adónde vamos, somos como hojas en el viento”.
  • La mejor capacitación ocurre en el trabajo de todos los días, practiquen intencionalmente: “Miren dónde están avanzando y dónde no, no se trata solo de tiempo sino de intención”.
  • Es muy bueno mejorar el inglés para las carreras técnicas: “Desde China hasta Brasil, el idioma universal de la tecnología es el inglés”.
  • Con dignidad, determinación y esfuerzo se progresa: “Nada se regala, nada es gratis. Todo lleva un esfuerzo. Lleva horas, ansiedad y estrés, pero el que tiene ganas, finalmente lo logra”. 

Arbusta entorno de aprendizaje

La charla entre los equipos de Arbusta y Marcelo Bertolami se dio en el marco de Conversaciones que nos inspiran, un ciclo en el cual referentes de la industria nos visitan para compartir cómo fueron sus recorridos de carrera y motivarnos a potenciar nuestro desarollo.

Arbusta es concebida como un entorno de aprendizaje, por eso nos damos estos y otros espacios para aprender, reflexionar y potenciar el crecimiento de cada persona. Desde 2020, creamos Grow, un área cuyo propósito es desarrollar nuestro modelo de detección, incubación y aceleración de talento centennial y digital. Buscamos fortalecer a Arbusta como semillero de liderazgo.