“Identificar el talento desde una mirada diferente”, afirma Federico Seineldin, director de Arbusta. Arbusta es una empresa de tecnología nacida en Argentina que da empleo a 300 latinoamericanos, en su mayoría mujeres, millennials (nacidos entre 1982 y 1993) y centennials (entre 1994 y 2010). Su director, Federico Seineldin, asegura que el talento “no sobra” pero hay que tener “una mirada distinta para identificarlo”.

Es una empresa de tecnología como cientos de miles que existen en el mundo, pero la diferencia es que hemos resuelto la famosa guerra del talento en donde se supone que hay un talento escaso para el mundo digital y tecnológico”, cuenta Seineldin.

Este argentino tiene claro que el modelo de Arbusta demuestra que la región está llena de talento: “Por ahí ese talento no está accesible, no sale de las universidades privadas o públicas, sino que hay que salir a buscarlo en los barrios de Latinoamérica”.

Tras recordar que actualmente hay más de 20 millones de jóvenes que no tienen estudios universitarios ni trabajos formales en América Latina, Seineldin cuenta que en Arbusta estos jóvenes pasan por fases de entrenamiento, instrucción y acompañamiento.

Así, en muy poco tiempo “se transforman en excelentes personas que pueden brindar servicios de alta calidad en el mundo de la tecnología”.

SERVICIOS PARA LAS GRANDES MARCAS

Tras menos de cinco años de actividad, Arbusta tiene ya filiales en Buenos Aires, Rosario, Medellín y Montevideo, donde ya 300 personas; de las que el 60% son mujeres, dan servicio a grandes marcas como Disney, MercadoLibre, diversos bancos, y empresas de internet de primera línea y varias de tecnología.

“La motivación –para crear Arbusta–fue ver que hay un mercado necesitando personas con talento, en una economía recalentada porque no hay gente. Por lo tanto, los salarios suben y tenemos millones de jóvenes sin trabajo formal y sin que nadie les brinde una salida laboral”, contextualiza.

Seineldin asegura que su compañía se ha convertido “en una especie de intérprete” entre “el mercado y el barrio”, que genera “una innovación” al combinar “lo que ya existe” pero a lo que nadie presta atención.

Un modelo que, a su juicio, “genera valor para todos, para los jóvenes, para la economía, para los clientes e incluso para otras empresas de tecnología”, que “muchas veces” terminan contratando a los jóvenes que pasaron por Arbusta, “como es tradicional en esta industria del conocimiento que hay mucha movilidad de una compañía a otra”.

Muchas gracias Somos Iberoamericana por la crónica, pueden leerla completa haciendo clic acá.