Llegó el día y, finalmente, después de todos los preparativos, lanzamos nuestro primer Hackathon Arbusta. Te contamos todos los detalles de este gran y exitoso día. ¿Cuál fue el propósito? ¿En qué desafío trabajamos? ¿Quién nos ayudó a hacer que este día salga según lo planeado? No podríamos quedarnos sin mostrarle todos los detalles:

IDEAS Y PROCESOS EN LA HACKATÓN

Y así es como todo lo que comienza con una idea, continúa con un proceso. A finales del año pasado nació la idea de planificar y vivir nuestra propia hackatón. La misma apuntaría a resolver problemas internos de la empresa. Desde principios de 2019 y con las condiciones ideales, y el equipo soñado consolidado, la fecha propuesta y la energía del comienzo, comenzamos a planificar nuestra primera Hackatón Arbusta.

A diferencia de otras compañías, los miembros que hicieron posible la Hackatón Arbusta no tenían mucha experiencia organizando una. Por esta razón, la predisposición y el apoyo mutuo fueron clave para tomar pasos pequeños pero constantes. En el proceso, ninguno de los miembros descuidó sus proyectos en Arbusta y, sin embargo, como equipo, logramos lo que vimos desde lejos.

Las tareas realizadas para una hackatón son técnicas, creativas, administrativas, financieras, entre otras; por lo que cada uno tenía responsabilidades importantes y complementarias que permitieron ese día llegar bien preparados.

LLEGA EL DÍA INAUGURAL

El sitio elegido para nuestra primera hackatón Arbusta fue la oficina de Arbusta Rosario. Nuestro tema para trabajar durante el día fue: construir una visión global y mejorar los equipos de trabajo. Para hacer esto, tuvimos que crear una solución cultural o tecnológica que mejorara la integración entre las oficinas en Buenos Aires, Rosario, Medellín y Montevideo.

Los equipos trabajaron intensamente en un día que comenzó a las 09:00 hs del sábado 18 de mayo. Durante el día tuvimos charlas que nos enseñaron cómo trabajar para lograr un producto mínimo y viable, Design Thinking, de la idea a la acción y técnicas para hablar en publico. La persona a cargo de este conocimiento fue Lucila Sarquis (@Mlucil), quien también coordinó los momentos del día, asesoró y alentó a cada uno de los equipos del hackatón, y finalmente formó parte del jurado.

En el proceso también hubo mentores internos asignados a un área específica. Melina Nogueira (Directora de Tecnología) brindó apoyo en su área de especialización, Natalia Ermini apoyó en Capital Humano, Jorgelina Martínez Torales y Sofía Alderete se enfocaron en capacitación y desarrollo, Diego Bollini en plataformas y Pablo Pistarelli en Administración.

Además, un gran equipo de facilitadores que fueron responsables de gestionar las necesidades de cada equipo: Jonathan Wildemer, Katherine Leiva, Angel Rojas, Jorgelina Martinez Torales, Sofía Alderete y Natalia Ermini.

El jurado estelar estuvo compuesto por Juan Umaran (CEO de Arbusta), Lucila Sarquis (Innovación y apoyo a emprendedores), Diego Mascietti (Globant) y Carolina Angelomé (NeuralSoft).

¿Y AHORA QUÉ?

Hay dos cosas pendientes en nuestra agenda.

Lo primero tiene que ver con la propuesta ganadora. Aunque cada proyecto fue altamente valorado y excedió las expectativas, solo se pudo elegir uno. Además del premio físico, el ganador tiene la oportunidad de poner en práctica su idea, acompañado por Arbusta y ArbustaLab, y de esta manera resolver o mejorar el problema propuesto.

El segundo tiene que ver con los próximos hackatones de la empresa. ¡Sí, habrá más hackatones! La instancia en Rosario fue el comienzo de nuestra visión global. Desde los próximos hackatones estarán en las otras oficinas pertenecientes a Buenos Aires, Medellín y Montevideo. Cada hackathon con diferentes propuestas de maratón, pero con un denominador común que es “la integración de todas las oficinas”.

¡Muchas gracias a todos los participantes, facilitadores, mentores y jurados por hacer realidad nuestro primer hackatón Arbusta! Nos vemos en las próximas instancias.

Muchas gracias Carolina de la Cruz por revisar los borradores de esta entrada.

Por Katherine Leiva.