Un tester prueba software o proyectos similares para detectar errores, bugs, defectos o cualquier problema que pueda encontrar el usuario final. En pocas palabras, la función de un tester es probar productos y proporcionar informes al equipo del proyecto sobre cualquier problema o mejora que pueda requerir el producto. Para hacerlo, primero deben analizar un proyecto e identificar los distintos tipos de pruebas que deben ejecutarse. Los testers crean un plan para implementar estas diversas pruebas.