A diferencia de las empresas tradicionales cuyo objetivo suele ser maximizar el rendimiento económico, las empresas con fines sociales buscan ante todo maximizar el beneficio social o ambiental. Esto significa que su modelo de negocio está diseñado para solucionar una problemática social o ambiental crítica.