En la raíz misma de lo que hacen, los QA o analistas de control de calidad son probadores y solucionadores de problemas. Las tareas laborales incluyen probar sitios web o software para detectar problemas, documentar cualquier problema y garantizar que se corrijan los errores. Son un componente crucial para cualquier proceso de desarrollo de software. Su trabajo es explorar y encontrar errores con el fin de solucionarlos.