Trabajar en informática es básicamente trabajar con información y con dispositivos digitales, y, por tanto, cualquiera que trabaje con un editor de textos o con una hoja de cálculo, o simplemente con un conjunto de ficheros almacenados en un ordenador, ya se podría llamar a sí mismo un trabajador informático.