Valeria Viva y la responsabilidad del 1%: ¿Podemos crear un mundo más igualitario con tecnología?

Como personas que trabajamos en la industria de la tecnología, tenemos una gran responsabilidad a la hora de revisar los sesgos y estereotipos implicados en el desarrollo de distintos productos. Para abordar este tema fundamental para las organizaciones contemporáneas, invitamos a Valeria Viva, ingeniera, docente y emprendedora, a participar del ciclo Conversaciones que nos inspiran de Arbusta.

“¿Qué creen ustedes que es la diversidad?”, les preguntó Valeria a las personas de Arbusta. “Diferencia, variedades, multiplicidad, posibilidades, cada uno con su unicidad”, fueron algunas de las respuestas. “Bien”, dijo, “está muy de moda hablar de diversidad en las empresas, y siempre ponemos el foco en la diferencia. Pero cuando estamos en un lugar donde todos somos iguales y uno es diferente, ahí no hay diversidad. La diversidad es abundancia de diferencia”.

Valeria Viva - Sesgos.

Llegar a conclusiones diferentes es una obligación en espacios de innovación, y por eso es que Valeria cree que la diversidad es tan importante. “Cuando nos juntamos con personas que tienen otra caja de herramientas, nuestra propia caja se amplía”, afirmó. Para ello puso un ejemplo: “Recientemente, hubo un escándalo por un dispenser de jabón que habían instalado en shoppings y otros lugares. Cuando personas con la piel oscura ponían la mano, no salía jabón. Este producto no tenía en cuenta la diversidad. Seguramente no querían discriminar, pero es probable que en ese equipo no había personas con piel oscura, o que en el set de datos que se utilizó tampoco. En resumen, la empresa hizo un producto que no servía y que costó un montón repararlo”.

Luego vinieron otros ejemplos: automóviles que son 71% menos seguros para las mujeres porque los bodies que se utilizan en las pruebas de seguridad imitan la fisonomía de los hombres; sistemas de reconocimiento por voz que sólo reconocen ciertos tipos de voces; aplicaciones de salud que no contemplan temas de salud reproductiva, y muchos más. Para Valeria, “ser más diversos nos permite crear mejores productos y mejores aplicaciones. Y en la industria de la tecnología somos muy poco diversos”. 

En promedio, las mujeres son el 30%, y si vamos a las tecnologías más nuevas mucho más. En inteligencia artificial, hay números que dicen que está en el 14%”. Aunque asume que ocurre lo mismo respecto de la edad, Valeria sostuvo que “la diferencia de género es la que más llama la atención porque se nos trata como una minoría cuando en realidad somos la mayoría”.

SESGOS Y ESTEREOTIPOS

Hay más de 200 tipos de sesgos, de afinidad, de apariencia, de género y muchos más, y la cuestión, según Valeria, es qué hacemos con ellos: “los sesgos no son malos por sí mismos. Es la forma que tiene nuestro cerebro para procesar esta abundancia de información. Pero cuando estos sesgos y estereotipos hacen que ciertos grupos sean discriminados, sí son un problema”. Por eso, recomienda preguntarse siempre a uno mismo, “hackearse”: “Saber que los sesgos existen es un gran paso. Pero no alcanza. Porque nuestro cerebro es muy persistente. Tenemos que hacernos muchas preguntas todo el tiempo”.  

Los sesgos siempre existieron. Lo radicalmente distinto de nuestra época es que “hay ciertas decisiones que antes tomaban las personas y que ahora las toman las máquinas”. Y lo curioso del caso es que “les creemos más a las máquinas que a las personas. Es más probable que si una decisión la toma un humano, hagamos un doble chequeo, lo validemos. En cambio a la Inteligencia Artificial solemos creerle”. 

“Los sistemas los hacemos nosotros y amplifican los sesgos que tenemos las personas”, definió. “En el sector tecnológico trabaja solo el 1% de las personas. Somos el 1% del mundo el que crea la tecnología para el resto del mundo. Tenemos una responsabilidad enorme. A mí por eso me gusta la palabra hackear: es algo difícil. Todos nosotros desarrollamos sesgos cognitivos, que influyen en la forma de percibir las cosas y de tomar decisiones. Somos las personas que más tenemos que trabajar en estos temas”.

Valeria cree que en la construcción de un futuro mejor, la diversidad es fundamental. Lo resume con una frase que la acompaña hace años: “Piensa diferente. Porque la gente que está tan loca como para cambiar el mundo es la que lo logra”.

ARBUSTA ENTORNO DE APRENDIZAJE

La charla entre los equipos de Arbusta y Valeria Viva se dio en el marco de Conversaciones que nos inspiran, un ciclo en el cual referentes de la industria nos visitan para compartir cómo fueron sus recorridos de carrera y motivarnos a potenciar nuestro desarrollo.

Arbusta es concebida como un entorno de aprendizaje, por eso nos damos estos y otros espacios para aprender, reflexionar y potenciar el crecimiento de cada persona. Desde 2020, creamos Grow, un área cuyo propósito es desarrollar nuestro modelo de detección, incubación y aceleración de talento centennial y digital. Buscamos fortalecer a Arbusta como semillero de liderazgo.

MÁS ACERCA DE ARBUSTA

> Conoce Arbusta<

> Nuestra magia <